Mas bosquejos

El don de sabiduría

1 Corintios 12: 1-8ª  No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. 2Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. 3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. 4Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. 5Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 6Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. 7Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 8Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría;…

Introducción:
Los dones espirituales son regalos que Dios otorga por medio del Espíritu Santos a sus hijos escogidos, claro como El quiere, y son para el beneficio del cuerpo de Cristo; sólo el don de lenguas se da para el beneficio particular del creyente, es decir, para edificarse a sí mismo.  1Corintios 14:4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. En esta ocasión cubriré el don de Sabiduría que no es lo mismo que sabiduría. Tener sabiduría es una cosa y poseer el don de sabiduría es otra.  “La sabiduría” es terrenal, y “el don de sabiduría” es celestial. La terrenal no ayuda hacer lo que queremos para nuestro propio provecho, este fue el engaño de Satanás con Eva en el Huerto de Edén.

Génesis 3:6 dice: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar sabiduría...” Esto es lo que produce la sabiduría terrenal, nos lleva hacer lo que queremos, nuestros propios caprichos y mayormente nos aleja de Dios. La sabiduría terrenal nos lleva a los celos, a las contiendas, y se podría decir a todos los frutos de la carne.
Santiago 3: 14 – 16  Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. El don de sabiduría, es una sabiduría:
a)        Pura.
b)        Pacifica.
c)        Amable.
d)        Benigna.
e)        Misericordiosa.
f)        De buenos frutos.
g)        Sin incertidumbre ni hipocresía.


I.        El lugar que radica la sabiduría.

En varias ocasiones hemos llegado a pensar que la sabiduría radica en la mente, eso es un error, la sabiduría se encuentra en el corazón, le digo eso porque así lo considera la Biblia. Ejemplo, podemos ver la oración de Moisés: Salmos 90:12  “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.” También podemos mencionar lo dicho por Salomón: Proverbios 2:10 “Cuando la sabiduría entrare en tu corazón...”
¿Por qué la sabiduría esta en el corazón? Porque es el miembro más importante de nuestras vidas. Ya que las Escrituras nos dicen: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. (Proverbios 4: 23)

II.        Como es el don de sabiduría

Muchas veces se confunde el don de sabiduría con el de conocimiento, y hay otros que lo confunden con el don de profecía. Hoy le presentaré un medio por el cual usted podrá hacer una gran diferencia. En el libro de Isaías se menciona a siete espíritus de Dios, entre ellos están: el de sabiduría y el de conocimiento (Isaías 11: 2  ). Por lo tanto Hay dos dones similares  pero cada uno es trata una rama diferente. Ejemplo: El Psicologo con el musicologo ambos tratan sentimientos en las personas pero desde dos puntos diferentes, por lo tanto paresen iguales pero no lo son.
a)        El don de sabiduría nos trae dirección e instrucción de lo que debemos hacer (Tiempo presente);
b)        El don de conocimiento nos trae “revelación” (información del pasado),
c)        El don de profecía no predice cosa que vendrán (predicciones del futuro).      
El don de sabiduría crece en el corazón más que en la mente. El nombre de sabiduría viene de sabor; como el gusto sirve para conocer el sabor de los alimentos así la sabiduría, es para juzgar bien las cosas. En otras palabras, “el don de sabiduría” es un conocimiento sabroso que Dios da. De este conocimiento sabroso resulta un sabor delicioso con el cual se identifica con facilidad la diferencia del bien con el mal. Es como es gusto que nos ayuda a diferenciar entre la comida buena y la que es mala. Al oír dos proposiciones, una formada por la razón y otra inspirada por Dios, podrá discernir entre ellas al momento, conociendo la que viene de Dios. De la misma manera, poco más o menos, que uno que come azúcar distingue fácilmente su sabor del de otras cosas dulces. Al principio las cosas divinas no tienen sabor, son insípidas y cuesta trabajo saborearlas; pero después se nos hacen dulces y tan sabrosas que las disfrutamos con placer celestial (Salmo 19: 7-10)

Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player